We need more stories

#BeondThinking
June 10, 2016
Brand Color · Parte 2
June 27, 2016
Show all

We need more stories

Necesitamos más historias… en vez de publicidad.

 

Ya suena un poco cliché afirmar que “el mundo está cambiando” y que “la publicidad también”, sin embargo, es un tema que aún no deja de interesarnos porque ciertamente estamos en pleno proceso de cambio; estamos adaptándonos al futuro.

Mientras que en países como Estados Unidos y México la publicidad que reina sigue siendo la tradicional, en otros países con mercados emergentes como Venezuela, los medios no convencionales parecen ser más efectivos.

– Cuando hablo de publicidad tradicional, me refiero a comerciales, infomerciales, billboards (vallas), revistas, publicidad móvil (vallas móviles), entre otros. –

Sin embargo, al analizar este tipo de publicidad tradicional, me he dado cuenta que también, dentro de su estructura, se está cambiando el mensaje y el lenguaje. Ahora las historias parecen ser el centro de atención.

Sin importar el medio, las historias están cobrando más valor dentro de la publicidad; son el principal enganche para que las personas sigan comprando y se conecten con las marcas.

Las historias -o el storyteling– pueden ser tan reales o ficticias como tengamos pensado dentro de nuestra estrategia de marketing. Es por eso que:

1.- Debemos aprender a crear historias

Aprendamos del maestro creador de historias: Disney. Cómo, luego de 93 años, sus historias nos siguen atrapando y sus mensajes no pierden vigencia. Disney le ha dado vida a cada personaje, haciéndolos prácticamente inmortales a través de sus historias.

Pero, cuando se trata de una historia personal que no ha sido inventada, ¿qué debemos contar? O mejor aún ¿cómo debemos contarla?

Eso depende nuevamente de nuestra estrategia de marketing y el objetivo que tengamos. ¿Qué queremos vender? ¿Cómo queremos ser vistos? ¿Qué quieren escuchar las personas? ¿En qué contexto cabe nuestra historia? ¿Será de interés a nuestro público? Hazte todas esas preguntas antes de comenzar a escribir tu historia.

mickeymouse

2.- Hay que vender sin vender

A nadie le gusta que le vendan algo, pero a todos nos encanta que nos cuenten una historia. No se trata de olvidar el producto o la marca y simplemente contar una historia. Se trata de enganchar a las personas a través de la historia para venderles la marca de manera sutil.

No, no me refiero a los mal llamados “mensajes subliminales”; sino a un mensaje estratégico que armamos con el objetivo de vender nuestro producto, llegando a los sentimientos de las personas a través de la historia que les contamos.

 

3.- No importa el medio, la historia se adapta

Como comentaba al principio, la publicidad cambia en cada país, sin embargo, esto no es limitante para desarrollar nuestras historias, por el contrario, le brinda una amplia gama de medios para ser conocida.

Podemos comenzar la historia de nuestra marca en un comercial de televisión que al final invite a la persona a entrar en nuestro sitio web (en donde verán más aspectos de la historia) y que finalmente, este sitio web invite al mismo usuario a entrar en Snapchat para ver el día a día de la marca y continuar la historia en vivo.

Hay muchas maneras de desarrollar nuestra estrategia de marketing con una misma historia, lo importante es saber a quién va dirigida y qué medios utilizan están esas personas.

 

4.- Ser auténtico es la mejor estrategia

Es algo que siempre comento en mis clases de branding. Ser auténtico es un aspecto que te enganchará con los demás de manera única, sin importar el producto que vendas.

Cuando vi la película Joy, no sabía si reírme, llorar o simplemente analizar a Joy con ojo estratégico. Cuando se encuentra frente a las cámaras con su mopa sin saber qué hacer, completamente fría, sin decir una sola palabra, lo único que pudo salvarla fue su autenticidad. Ser ella misma y contar su propia historia fue lo que hizo que las ventas de su producto llegaran al cielo.

Las historias que desarrollemos para nuestra marca o nuestro producto, sin importar si son reales o no, siempre deben tener un aire de autenticidad, porque las personas se dan cuenta cuando el mensaje es falso o cuando les están timando.

Joy

Mickey Mouse no es real ¿o sí lo es?

Steve Jobs fue el rey de la innovación ¿o sólo fue un líder visionario?

Depende de cómo nos hayan contado la historia y lo que nos enganche de ella, vamos a crear una imagen en nuestra mente sobre esa marca.

Ya las personas no se dejan llevar por “Este es el mejor producto” o “Es el más económico”, en cambio, se dejan inspirar por otras personas que les cuenten sobre ese producto y se identifican con sus historias.

El storytelling hace que las marcas creen culturas y subculturas a su alrededor, ya que las personas se ven identificadas con algo o con todo de esa historia y deciden adoptarla como propia, conectándose de manera auténtica y siendo ellos mismos los que llevan esa historia a otros.

Entonces, ¿tú qué crees? ¿necesitamos más historias?

the-power-of-brand-storytelling-featured-630x210

Comments

comments